jueves, 4 de julio de 2019

Tratado de libre comercio entre Mercosur y la Unión Europea: En la letra chica están los detalles de los sectores que se verán favorecidos


El Lic, en economía y columnista del portal web Economía Riojana, Ariel Parmigiani, explicó que el tratado de libre comercio recientemente firmado entre la Unión Europea y el Mercosur aún debe ser aprobado por los parlamentos de los países que integran ambos bloques, y aseguró que, de implementarse a corto plazo, para la economía argentina implicaría una “matanza” por la falta de condiciones en la industria nacional.


El economista Ariel Parmigiani, en una entrevista para radio Voces, analizó detalles del polémico tratado de libre comercio firmado días atrás por la Unión Europea y el Mercosur.

En ese sentido, Parmigiani recordó: “Hace décadas se comenzó a comercializar de país a país con estos tratados para ver qué se negociaba, el cobro de impuestos para proteger una industria o un sector como el textil, pero después de la Segunda Guerra Mundial se comenzaron a armar bloques entre 3 o 4 países, y en este sentido el bloque más grande es el de la Unión Europea, que son 24”.

“Esto hace que sean más complejas las negociaciones en los tratados de libre comercio, pero que el poder de negociación sea mayor”, señaló el economista, y apuntó: “Por eso en el Mecosur, del que formamos parte 4 países, se está tratando desde hace más de 20 años, de avanzar en un tratado de ese tipo”.

Respecto de la polémica que generó la firma de este tratado, Parmigiani expresó: “Obviamente siempre está la gente que está a favor, gente que está en contra, pero es muy complejo el tema, y las letras chicas, que deben ser más de mil páginas, es donde se detalla qué sectores se verán favorecidos y cómo va a ser el tratado en sí”.

“Esto recién empieza, y se abrió un debate que nos conviene a ambos bloques, tanto Mercosur como a la Unión Europea, pero lo tienen que aprobar 28 parlamentos, no es algo que vaya a salir ya”, aclaró el Lic. en economía.

Por su parte, Parmigiani afirmó: “Yo veo positivo eso, que uno siempre tiene que estar en una buena posición para negociar, y que la otra parte también quiera negociar con vos”, y agregó: “Necesitamos políticos que sean bastante efectivos en las negociaciones para lograr un mejor acuerdo para nuestro país. Antes, la Unión Europea no quería saber nada con el Mercosur, pero algo hizo que giren la mirada”.

“Lo que está claro es que hay muchos sectores a los que no les gusta competir, y la idea de estos tratados es abrir las fronteras y que compitan”, expuso el economista en referencia a los sectores que se oponen, y comentó: “Gran parte de la resistencia a este tipo de tratados tiene que ver con eso, tenemos que preguntarnos, qué tan competitivos somos con el olivo en La Rioja como para poder competir con producción olivícola de España o de Italia”.

A su vez, Parmigiani detalló: “No solo se está debatiendo venderle a otros países de Europa o del mundo, sino también en el mercado de Brasil, porque ahí es donde apunta para vender sus productos, y casi el 30 % de las exportaciones de La Rioja van a Brasil”.

“Acá hay que ver si estamos preparados como primera medida”, indicó el Lic. en economía, y aseguró: “Nosotros podemos avanzar, aplicar tecnología, y en un par de años podemos estar mejor, inclusive, que la comunidad europea, y eso depende de como lo trabaje internamente cada empresa”.

Asimismo, Parmigiani remarcó: “El otro gran desafío es para el estado, porque el 50 % del valor de los productos argentinos es estatal, son impuestos, tasas de intereses, costo laboral, influyen muchas cosas; y, para competir, el estado se tiene que ser eficiente en brindar un mejor servicio a un menor costo y darle seguridad económica para que las empresas puedan empezar a crecer y sentirse en condiciones de igualdad a la hora de competir”.

“Si uno abre las fronteras como estamos ahora, después de estos tres años, es una matanza y destruyen el trabajo argentino porque te suben las tasas de intereses, te destruyen el mercado local, entran productos muy baratos y uno no puede competir”, aclaró el economista.

En cuanto a la competitividad de las economías regionales, Parmigiani destacó: “El sector agrícola se está volviendo más intensivo en capital, cada vez las empresas, para poder producir a un menor costo, tienen que invertir muchísimo en maquinaria y menos en empleo, esto es una curva que se va haciendo ascendente en todo el mundo”.

“Hoy, el sector olivícola, que en La Rioja emplea 3 mil personas, es prácticamente un 10% del sector privado asalariado en blanco, lo más probable es que dentro de 5 años emplee 1000 personas solamente”, aseveró el Lic. Ariel Parmigiani, y concluyó: “Si uno va a defender solo un sector, tiene que decir dónde van a  ir a trabajar esas personas, porque que se abra el mercado o no, de todas maneras va a desplazar puestos de trabajo, es un debate más amplio”.